Roger Smith Rativa

Roger Smith Rativa.

 

Ingeniero Civil.

 

 

 

 

 

 

 

 

Datos personales

 

 

Aficiones

 

Núcleo familiar

 

Otros (obras civiles y maravillas arquitectónicas)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Datos personales (VOLVER)

Mi nombre es Roger Smith Rativa Vargas, tengo 17 años mis padres son Ricardo Rativa y Martha Vargas, soy hijo único. Vivo en bogota en el barrio Alcalá con mis dos padres y mi perro, soy soltero, mi numero de teléfono es 3166533622, termine mi bachillerato en el año 2008 en el colegio Luis Vargas Tejada y actualmente estoy cursando primer semestre de ingeniería civil en la Universidad Católica de Colombia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

Aficiones (VOLVER)

Pues en realidad mis aficiones son muy pocas:

Soy hincha del primer equipo campeón en Colombia Club Independiente Santa FE, pues cuando me queda tiempo me gusta ir al estadio a alentar al equipo es muy vacano ir al estadio o pues son gustos pero a mi me gusta mucho pero igual hace mucho no voy.

Mi segunda afición es fugar futbol no es que se ha muy bueno en eso pero me gusta.

 Mi tercera afición es escuchar vallenato para mi esa es la música que representa a Colombia y me gusta mucho escucharlo y bailarlo y los que mas me gustan son los de Diomedes Díaz para mi esos son los mejores.

Y pues nada la ultima como joven que soy me gusta pasarla bien con mis amigos tomarme unos tragos con ellos y nada en general ese soy yo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Núcleo familiar (VOLVER)

Padre: Ricardo Rativa.  Tel.: 3123152271

Madre: Martha Consuelo Vargas.    Tel.: 3152236524

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otros (VOLVER)

En otros observaremos fotos de obras civiles de maravillas arquitectónicas y pues nada si hay alguna duda escriban al siguiente correo: rsrativa84@ucatolica.edu.co

 

 

Puente que une Barrancabermeja con Yondo en Colombia

 

 

Localizado
en uno de los caminos de mayor antigüedad del país—, ha sido reconocido como una de las
más importantes obras de ingeniería realizadas en Colombia, en los últimos años

 

La construcción de este impresionante puente —que fuera reconocido en el rubro Internacional con un galardón en la edición 2006 del Premio Obras CEMEX— inició el 1 de diciembre de 2003 y terminó el 22 de
noviembre del 2006. En términos generales, la construcción del puente Barrancabermeja-Yondó fue realizada mediante el sistema de voladizos sucesivos, que consiste en la construcción de la viga de cajón preesforzada, cuyo avance se realiza a través de dovelas coladas en forma simultánea de lado a lado de las pilas, conformando los voladizos, hasta llegar a la dovela de cierre, momento en el cual se cambia el régimen de trabajo de voladizos a claros continuos.
Uno de los aspectos más interesantes de resaltar de esta magna obra es que el atrevido claro principal navegable es de 200 m de longitud libre entre apoyos, posicionándose en el puente con el claro más grande del país así como uno de los más extensos a nivel latinoamericano y mundial. Por esta razón, el puente, cuyo nombre completo es “Guillermo Gaviria Correa”, —quien fuera un político prominente de Colombia, gobernador de Antioquia y secuestrado en el 2002— localizado en la carretera Barrancabermeja (en la provincia de Santander)-Yondó (en Antioquia) también fue reconocido con el premio que otorga Asocreto, en la modalidad de obras civiles, durante el Congreso Nacional de Ingeniería realizado en septiembre de 2006.
Cimentación y estructura
La cimentación del puente consistió en una cimentación profunda con pilotes pre-excavados de 2.0 m de diámetro por las pilas principales y para las pilas restantes y los estribos se contemplaron pilotes pre-excavados de 1.5 m de diámetro. Para la superestructura, como ya se mencionó, ésta fue construida mediante el sistema de voladizos sucesivos con un claro central de 200 m y claros laterales compensatorios de casi 100 m de lado a lado para un total de 400 m de longitud de la estructura principal. La firma contratista responsable de la obra fue Conconcreto SA mientras que la firma interventora del proyecto fue Diconsultoría SA. Una obra de gran valor Sin duda alguna, para la industria concretera de ese país, la realización de este puente resulta de enorme trascendencia puesto que la creación de este tipo de proyectos, permite la difusión, utilización y aplicación del concreto como material de construcción de alta resistencia, ajuste perfecto a la geometría que desarrolle el diseñador, incluso cumpliendo con las formas más caprichosas que el proyectista plantee, con el fin de cumplir con los requerimientos arquitectónicos, logrando mostrar también las bondades del material en cuanto a su manejabilidad, tiempos cortos en la obtención de las resistencias específicas que permitieron un avance en la ejecución con rendimientos muy altos.

 

Puente de occidente, santa fe antioquia

 

La construcción del Puente de Occidente sobre el río Cauca fue toda una odisea, la obra se le encargo al ingeniero Antioqueño José Maria Villa quien ya había colaborado en la construcción del puente de Brooklin en Nueva York; Villa solicito la mayor parte del hierro, acero y cables a Inglaterra mientras el se dedicaba a construir la estructura de madera.

Durante la construcción se presentaron varios percances, en su mayoría relacionados con el peso, la longitud que se debía atravesar y la falta de maquinaria necesaria para obras de dicha magnitud, percances estos que el ingeniero Antioqueño solucionaría haciendo uso de la creatividad y recursividad propia del pueblo Paisa. La obra tardo 8 años, puede resistir 225 toneladas de peso y tiene una longitud de 291 mts, en el trabajaron 200 personas. Es considerado uno de los puentes colgantes mas hermosos y longevos del mundo.

 

 

 

 

                                                                       

 

 

 

 

 

Edificio UGI

 

Los difuntos Hernando Vargas Rubiano y Guillermo González Zuleta y otras firmas constructoras de la época se atrevieron a crear un 'coloso' de concreto y acero hace tres décadas con esa técnica.

La casona de Aurelio Ramos y una estación de gasolina dieron paso al UGI en un estrecho lote ubicado al lado del río Arzobispo, sobre la carrera 13 con calle 40, entre 1973 y 1974.

El ejemplo y la inspiración para construirlo vinieron de Sudáfrica y Europa, en donde había edificios de ese tipo. De ahí que Hernando Vargas Caicedo, el hijo de Vargas Rubiano, viajó a Alemania en 1972 a conocer de cerca el proceso.

Mientras en ese país se usaban acero y máquinas, en la versión colombiana se adaptaron los materiales disponibles: se aprovechó el acero nacional, y se utilizó mucho concreto, así como la mano de obra de numerosos obreros.

En ese entonces, el ingeniero González Zuleta se arriesgó con una idea rechazada antes por otros dos ingenieros, quienes se negaron a participar en el proyecto por ser, en su opinión, ilógico.

La razón: en un edificio convencional se dispone de un entrepiso y una columna para construir el siguiente nivel, y en el UGI se 'colgarían' los pisos desde arriba por medio de cables y estarían sujetos a una 'espina dorsal' en el centro, para ascensores, baños y escaleras.

Pero ese sistema permitía, de acuerdo con el también ingeniero Vargas C., construir más rápido. "No teníamos el problema de parar por la lluvia, pues siempre estábamos protegidos del agua", cuenta. Además, el método era ventajoso para construir edificios más altos en una época de fiebre de rascacielos, como Avianca, Col tejer o Colpatria, en las décadas de los 60 y los 70.

Conavi, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Instituto Colombiano de Ahorro y Vivienda fueron algunos de los primeros propietarios e inquilinos de la torre de la Unión General de Inversiones, UGI, en 1975.

Durante su edificación fue admirado por los transeúntes. Hoy, es recordado con cariño por quienes trabajaron allí.